León Felipe ... y Zamora


"¡Que lástima
que yo no tenga comarca,
patria chica, tierra provinciana!
Debí nacer en la entraña
de la estepa castellana
y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada;
pasé los días azules de mi infancia en Salamanca
y mi juventud, una juventud sombría, en la Montaña.
Después...ya no he vuelto a echar el ancla..."



¿Qué pensaría el poeta sobre la situación de su legado en Zamora?

Todos conocen los hechos. Hace dos años el señor conocido como Alejandro Finisterre, albacea del testamento de León Felipe, vendió al Ayuntamiento de Zamora el legado del poeta por 920.000 € más una renta vitalicia de 3.000 € mensuales. Parece que pretendió que dicha renta fuera extensiva a su compañera sentimental, mucho más joven, pero afortunadamente se impuso algo de sensatez y la Corporación no aceptó esta condición.

Antes de hacer esa oferta al Ayuntamiento, Finisterre había hecho múltiples contactos con otras Instituciones: Universidades, Bibliotecas, Fundaciones... La valoración inicial del legado hecha por la Universidad Complutense de Madrid fue muy elevada-era la época de esplendor y mecenazgo de Mario Conde- y la propia figura del albacea -no muy bien considerada profesionalmente- hicieron que todas las propuestas fracasaran. En ese momento, el albacea hace la propuesta al Ayuntamiento de Zamora y el señor Alcalde, a pesar de conocer por informes técnicos de expertos que la tasación del legado era excesiva, decide la operación de compra.

Al parecer, el Ayuntamiento sólo adquirió los derechos de promoción, mientras que el albacea mantuvo los de autor y publicación de las obras de León Felipe. Se comprometió también el Ayuntamiento a constituir una Fundación y crear la Casa Museo León Felipe.

Se expuso en la Alhóndiga parte del legado (libros, objetos, fotografías, correspondencia, mobiliario incluso, cuadros, etc.). Cuando acabó la exposición se metió en cajas y se almacenó en una habitación de la Alhóndiga durante dos años hasta que los partidos de la oposición, PSOE y Adeiza, junto con un grupo de periodistas han puesto al descubierto las malas condiciones de almacenaje del legado, produciéndose el correspondiente escándalo.

Las soluciones para remediar esta deplorable situación deben ser similares a las seguidas con el legado de Baltasar Lobo, depositado y custodiado en el Museo de Zamora hace ya cinco años, inventariado y en buen estado de conservación, en espera de su definitivo emplazamiento en el futuro Museo Baltasar Lobo.

En el caso de León Felipe, creemos que es urgente el depósito en un lugar idóneo que reúna todas las condiciones de seguridad y de conservación adecuadas. Pero estimamos que tanto o más urgente es proceder a su inventario, catalogación y copia de seguridad, con el fin de conocer los fondos y sus posibilidades para la difusión e investigación.

Existen en Zamora dos centros gestionados por la Junta de Castilla y León especializados en el tratamiento de documentación: la Biblioteca Pública del Estado y el Archivo Histórico Provincial. La Biblioteca posee instalaciones, medios técnicos para la informatización y espacio adecuados, así como el personal bibliotecario que podría catalogar el legado, pero la saturación de trabajo actual haría necesario un refuerzo para inventariar y catalogar el mismo.

El Archivo tiene también unas magníficas instalaciones, si bien carece de una plantilla de personal suficiente para realizar las funciones que le son propias. Y también dependiente de la Junta de Castilla y León existe la Fundación Jorge Guillén (Valladolid), que se ocupa de la literatura contemporánea, patrimonio de todos, y conserva los legados de muchos escritores de Castilla y León: Jorge Guillén, Rosa Chacel, Claudio Rodríguez, Justo Alejo, José Jiménez Lozano, Ángel Crespo... , a la vez que fomenta el estudio de sus obras y se encarga de la difusión de estos escritores y de otros noveles a través de publicaciones diversas, antologías, ediciones críticas, etc.

Es esta labor la más interesante que pueda hacerse, ya que conserva viva la memoria y evita el silencio, el olvido y la muerte definitiva de nuestros escritores.

Dada la especialización que se requiere y no sólo una mera conservación, nos parece que después de todos los despropósitos ocurridos, el Ayuntamiento debe encauzar bien y definitivamente este asunto y firmar un convenio con la Junta de Castilla y León para hacer un depósito temporal en la Fundación Jorge Guillén, con el fin de garantizar no sólo su conservación, sino también y sobre todo, el conocimiento exacto del contenido del legado, que debe pasar cuanto antes al servicio de ciudadanos e investigadores de la obra del poeta.


De esta manera, se invertiría un tiempo en esta tarea, mientras se define el proyecto de la futura Casa Museo León Felipe en Zamora y se traslada allí su legado.

Tema éste de la Casa Museo muy cuestionable, precisamente por tratarse de un poeta sin casa, ni comarca, ni patria.

Como dice León Felipe, "Los grandes poetas no tienen biografía, tienen Destino, y el destino no se narra, se canta". Leamos sus versos.

En cualquier caso, es deseable que este proyecto se encamine hacia un modelo de centro de estudios e investigación en la línea de la Fundación Gonzalo Torrente Ballester (Santiago de Compostela) y no se convierta en algo parecido a un mausoleo anticuado y rancio, como ocurre en ejemplos bastante cercanos.

Museo de Baltasar Lobo, Legado León Felipe... no podemos entender que unos proyectos tan interesantes para Zamora se encuentren en una situación tan precaria, no podemos entender tal desidia, abandono y falta de trabajo por parte del Ayuntamiento. No lo aceptamos.

Zamora, 11 de noviembre de 2004

Foro Ciudadano de Zamora
Grupo de Proyectos Culturales y Patrimonio

1 comentario:

J M Guzmán dijo...

SUPER INTERESANTE TU BLOG DEDICADO AL BIEN AMADO LEON, GRACIAS POR COMPARTIRLO. UN SALUDO DESDE TABASCO MEXICO, AHORA TE SIGO
TE INVITO A QUE ESCUCHES ESTE PROGRAMA DEDICADO AL ´POETA